Durante el año 1999, como Gerente de FESTE, coordiné las iniciativas de Notarios y Corredores de Comercio con propuestas sobre el borrador de Directiva de Firma Electrónica, y llegué a enviar análisis jurídicos a las oficinas de diputados europeos, para que los utilizaran en sus debates. Bajo la presidencia de Miquel Roca, a su vez presidente de la Fundación FESTE, se llevaron a cabo unas intensas jornadas de debate entre prominentes juristas reunidos durante unos día en el Parador de Tortosa para debatir todos los aspectos de la firma electrónica y su incidencia en nuestro ordenamiento jurídico. Algunas de las ideas recogidas se reflejaron en la Directiva 1999/93/CE y en el Real Decreto Ley 14/1999.

Durante el año 2003, cuando era Director General de Camerfirma organicé el Foro de la Firma Electrónica para realizar propuestas en torno al borrador de la Ley de Firma Electrónica. El foro elaboró un documento que circuló entre los diferentes partidos políticos y altos funcionarios del área involucrada y algunas de las propuestas fueron incorporadas a la norma que finalmente se publicó como Ley 59/2003.

Una vez publicada la Ley, el Foro decayó, para dar lugar al Foro de las Evidencias Electrónicas, que mantuvo el alto nivel de debate del Foro anterior y lo extendió al resto de componentes de la prueba electrónica.

Ahora que se han publicado normas como la Ley 11/2007 y  el RD 1671/2009, con aciertos y errores, pero al margen de la Ley 59/2003, con sus propios aciertos y errores, ahora que se replantea la publicación de una nueva directiva que sustituirá a la Directiva 1999/93/CE, merece la pena refundar el foro y prepararse para una nueva generación de normativa que resuelva problemas como la usabilidad, la interoperabilidad, las presunciones, las pruebas, el valor jurídico de los diferentes tipos de firmas, las actividades asimilables a las firmas, de las personas jurídicas y otras. Que acometa la validez de los documentos electrónicos y de las conversiones entre el soporte papel y el soporte electrónico, la equivalencia de presunciones entre  el sector privado y el sector público y establezca las funciones de la matriz digital, diferenciada de la firma electrónica.

El foro está abierto a todos, si bien las reuniones presenciales en Madrid favorecerán a quienes están más próximos.